Escriturar una vivienda con un valor inferior: Riesgos y consecuencias

Escriturar una vivienda con un valor inferior: Riesgos y consecuencias

En España, es una práctica habitual la de escriturar una vivienda por debajo de su valor y pagar parte de un inmueble en “dinero negro” con el objetivo de reducir el total de la base imponible y reducir el pago de impuestos de la compraventa de la vivienda.

Esto, es solo una consecuencia de un problema mayor que existe en España, en el que la economía sumergida tiene una gran importancia dentro del PIB total del País

Esta economía sumergida en España se prevé que tiene un impacto de entre el 10% y el 25% del total del PIB.

Sin embargo, escriturar la vivienda por debajo de su valor real supone un riesgo muy grande según especialistas en el derecho inmobiliario. Vemos como detalla todos estos riesgos la abogada Arantxa Goenaga, abogada especialista en derecho inmobiliario y socia del circulo legal Barcelona.

Hacienda cada vez persigue más esta evasión de impuestos, realizando inspecciones fiscales y controles con el objetivo de comprobar el valor real del inmueble. Esto puede suponer que se acabe cobrando, no solo el valor real del inmueble, si no también los intereses de demora y multas monetarias asociadas por evasión fiscal.

Riesgos para el comprador

LA previsión es que el comprador se ahorre mediante esta practica entre el 6% y el 11% del impuesto de transmisiones patrimoniales. Se trata de un impuesto que depende directamente de las Comunidades Autónomas por lo que no se paga lo mismo en todas ellas.

Una comprobación por parte de Hacienda podría provocar el pago total del ITP real, intereses de demora y multas por evasión fiscal. Además, esto podría ser contraproducente en caso de que el comprador revenda el piso posteriormente. En caso de se realice la reventa por un precio muy superior al de la compra, la ganancia patrimonial será alta por lo que se podría acabar tributando más por el IRPF.

Riesgos para el vendedor

Para el vendedor de la vivienda el fraude es más beneficioso. Tiene un ahorro de impuestos, ya que se reduce el pago del IRPF al ser el valor de transmisión menor y menos riesgo.

Además, al recibir menos dinero puede registrar pérdidas en el momento de la compraventa, eximiéndose así de pagar la plusvalía municipal. Esto solo se produce si el inmueble se vende por menos dinero del que fue comprado.

El riesgo que corre el vendedor es que Hacienda no crea el valor total del piso por ser muy inferior a lo que dicta el mercado podría comprobar los valores y exigir al vendedor el IRPF de la mayor ganancia patrimonial obtenida.


Comparte en tus Redes Sociales

Deja una respuesta