Cómo saber si una vivienda tiene cargas

Cómo saber si una vivienda tiene cargas

Cuando compras una casa es imprescindible saber si una vivienda tiene cargas. Para ello es necesario conocer los diferentes tipos y revisar todas las que el piso pueda tener adquiridas y el alcance de las mismas para evitar un sobrecoste.

Las cargas son obligaciones económicas que pesan sobre la vivienda, cargas que se pueden transmitir directamente al comprador si no se resuelven con anterioridad a la venta.

Obviamente, la gran mayoría de vendedores tratan de ocultar estas cargas durante el proceso de venta, ya que pueden suponer un contratiempo de cara al comprador llegando a evitar el éxito de la venta. Es tarea del comprador conocer los tipos de cargas en la vivienda y asegurarse que no tiene ninguna asociada en el momento de la compra.

Como comprobar si la vivienda tiene cargas

Para asegurarse de que la vivienda se encuentra libre de cargas, el comprador debe seguir diferentes pasos:

· Pedir la nota simple del inmueble

Con la que se comprobara la titularidad del inmueble, las características de la vivienda y el estado de la misma en lo relativo a embargos, hipotecas o acciones fiscales contra ella. La nota se puede obtener en el registro de la propiedad o desde la propia web del Colegio de registradores.

· Solicitar recibos y justificantes de pago

Que le permitirán comprobar que la vivienda está al corriente de pago de los tributos municipales.

· Contactar con el presidente de la comunidad

De esta forma se podrán comprobar los pagos y derramas que se deben en la Comunidad de Vecinos.

Tipos de cargas

Los distintos tipos de cargas en la vivienda son muy variados y es necesario conocerlos para evitar que se nos pasen por alto a la hora de adquirir la casa.

Cargas en el registro de la propiedad

Este tipo de cargas son las que podrás comprobar solicitando la nota simple en el registro de la propiedad, se trata de una nota publica de libre consulta, pero con un coste de 4 euros.

Las más comunes son:

· Hipotecas

Es la carga más común ya que es un proceso que se lleva a cabo en la compra de la mayoría de viviendas. En caso de que haya una hipoteca vigente, hay 3 opciones para solucionar el problema.

  • Que el vendedor cancele la hipoteca antes de la compra
  • Retener del precio de venta la cantidad que aún está pendiente de la hipoteca
  • Subrogar la hipoteca mediante el acuerdo con la entidad acreedora

· Nota marginal de ejecución hipotecaria

Esta nota significa que el banco va a proceder a adquirir la hipoteca por impagos de la misma. Antes de la compra, el comprador debe exigir que se cancele la ejecución hipotecaria

· Usufructos y servidumbres

Esta carga no supone un sobrecoste, pero si restricciones en el uso de la vivienda. Son derechos que pueden otras personas sobre la vivienda. Un ejemplo claro es que la casa se encuentre alquilada y si se realiza una compra con arrendamiento se deberá respetar al inquilino durante la duración de su contrato. Otro ejemplo es el usufructo vitalicio que impide disfrutar de la totalidad de la vivienda hasta que la carga no sea extinguida.

· Anotaciones de embargos

En los casos en los que el vendedor tiene una deuda con terceros que está pendiente de un procedimiento judicial al respecto, los bienes del vendedor servirán como garantía para el pago de la deuda. De este modo, si no se cancela previamente a la compra se vincularía directamente con los futuros propietarios.

· Concurso de acreedores

Si la vivienda es propiedad de la empresa deberás comprobar que esta no se encuentre en bancarrota ya que, en este caso, la casa se vería embargada.

Cargas municipales

Las cargas municipales son otro tipo de cargas que pueden adquirirse a la hora de comprar una vivienda, el más común es el IBI (impuesto de bienes inmuebles), que se paga de forma anual. En caso de que el propietario anterior no haya solventado todos los pagos de IBI, estas deudas se transmiten al nuevo comprador. Para evitarlo hay que acudir al ayuntamiento a solicitar los recibos. Otro ejemplo de este tipo de cargas son las cargas urbanísticas debidas a edificaciones sobre terrenos edificados recientemente.

Cargas con empresas de suministros

A la hora de cambiar de titular en las facturas de suministros (agua, teléfono, electricidad, gas…) el comprador se debe hacer cargo de las deudas pasadas. Para evitarlo se debe contactar con las empresas de suministros o bien dar de baja todos los servicios y que el nuevo propietario los dé de alta nuevamente.

Cargas en la comunidad de vecinos

Como en los casos anteriores, los impagos con la comunidad vecinal también pasan al nuevo propietario si no se resuelven previa a la compra. Para evitar este tipo de cargas es necesario acudir al presidente o administrador de la finca y solicitar los certificados de que todo este al corriente de pago. También hay que tener en cuenta las derramas acordadas por la comunidad de vecinos que deberán ser pagadas en el momento de su ejecución.


En resumen, son muchas las posibles cargas que el comprador adquirirá a la hora de comprar un piso si no se toma la molestia de comprobar que el piso este libre de cargas pasadas, presentes y futuras.

Para evitar sorpresas a la hora de realizar la compra, desde CDAI ofrecemos un servicio de Consultoría inmobiliaria nos encargamos de realizar todo este análisis por ti y garantizar que la vivienda no lleva cargas asociadas. Evita sorpresas y sustos de última hora antes de comprar tu vivienda.

Contacta con nosotros

Comparte en tus Redes Sociales

Deja una respuesta